¡¡¡ VIVA BORNOS !!!

1 may. 2012

El trotamundos y el porquero


Un trotamundos  que  caminaba por la baja Andalucía con España en la mochila encontró a un  hombre que guardaba una piara de cerdos.  Las ganas del trotamundos de inquirir conocimientos  para  publicarlos en cualquier medio audiovisual  le  hizo acercarse  al pastor de los puercos. ¡ Buenas nos dé Dios ¡, saludó éste,  ¡ venga usted con él ¡, respondió  el de los cerdos.

El trotamundos, ofreciéndole al porquero su bota de vino, de la que éste echó un buen trago, preguntó: Oiga, buen hombre, ¿son suyos estos animales?, a lo que éste  respondió con un  ¡no! rotundo.  Oiga, prosiguió  el curioso  reportero: ¿y aquí en este oficio gana usted para alimentar a su familia?, naturalmente que sí, señor.  Yo con mi sueldo alimento a mi familia, doy capital a rédito y tiro dineros por la ventana.  ¿Cómo?  preguntó   sorprendido  el visitante. Muy fácil, respondió el porquero.  

Verá, señor:  Pago deudas atrasadas porque mantengo a mis padres, que un día me mantuvieron ellos a mí;  doy dineros a réditos  porque  mantengo a unos hijos que  un día me mantendrán a mí, y tiro dineros por la ventana porque mantengo a una hija que un día se casará y se irá a vivir con su marido.

Saludos de nuevo, amigos.

Juan Cabrera



Nota del autor:   La redacción aquí  expresada  es de mi creación,  argumentada,  eso sí, en el legado de mis mayores.

No hay comentarios: