¡¡¡ VIVA BORNOS !!!

5 feb. 2012

EL CARNAVAL DE BORNOS Y LA INMIGRACIÓN

El carnaval de Bornos no ha evolucionado precisamente por haberse mantenido fiel y afín a la realidad bornicha. La fiesta ha experimentado la misma decadencia que el pueblo y esto es algo que, aunque pueda resultar paradójico o cercano al perogrullo, no ha sucedido en otras ciudades donde el carnaval emerge fortalecido a pesar de ciertas carencias locales.

La inmigración siempre fue un proceso que puso freno al desarrollo e implantación de esta celebración en nuestro pueblo. Y no me refiero en este caso al desplazamiento definitivo a otros destinos, que también (caso del Bala a La Alberca o del Guitarra a Sant Celoni), sino al de corto plazo ocasionado igualmente por motivos laborales. Bornos no ha disfrutado jamás de una potente oferta laboral y ello siempre ha ocasionado que los bornichos tengamos que buscar empleo en otras localidades. De todos es conocida la colonia bornicha que de lunes a viernes invadía la Costa del Sol hace unos años.

Si a esto sumamos que a los estudiantes pancipelaos que terminan su formación no les queda otra que permanecer en sus ciudades de estudio porque allí una ocupación es más probable y accesible, nos encontramos que nuestro pueblo sólo goza de la totalidad de sus residentes el fin de semana, y tratándose éste de un tiempo de ocio, no es apto para el compromiso y la entrega.

La triste realidad económica actual puede contradecir en estos momentos este argumento, pues son muchos los paisanos desempleados que permanecen en Bornos, pero nuestro pueblo siempre experimentó la marcha de un importante conjunto de sus habitantes a otros municipios a desempeñar sus menesteres laborales y/o formativos. Entre ellos, por supuesto, había carnavaleros. Aficionados a la fiesta que sólo podían luchar por ella el fin de semana. ¡Cuántas agrupaciones no se han gestado y parido celebrando sus ensayos únicamente viernes, sábado y domingo!

Si ya es difícil ofrecer un nuevo repertorio o construir una carroza cada año en estas circunstancias, pretender la innovación y el giro de tuerca se antoja imposible. Es por ello que yo no solicito a las instituciones locales que se impliquen más en la fiesta; yo les pido que se comprometan con Bornos, pues el auténtico motor del carnaval de nuestro pueblo es precisamente el pueblo. La economía lo mueve todo y Bornos está parado. Falta emprendimiento y sobran quejas y disculpas.

No busquen responsables, encuentren soluciones o Bornos terminará convirtiéndose en una ciudad dormitorio con un lago muy bonito que contemplar mientras se pasa de largo por la carretera, y su carnaval en una colección de vídeos antiguos colgados todos en internet.


José Bermúdez Pérez

No hay comentarios: