¡¡¡ VIVA BORNOS !!!

27 mar. 2012

Una indemnización como una casa.

La verdad es que  200.000 euros  (  33.277.000 )  de pesetas es una cifra muy respetable,   sobre millones de familias  en este país  pesan  hipotecas  a cuarenta años  para amortizar esta cantidad, 200.000 euros, viviendo  con la ilusión de  que un día se les aparezca  la suerte del  premio gordo de  alguna lotería  que les  libere de esa  pesada losa  que a muchos les quita el sueño.

Los medios de comunicación  nos traen a veces noticias  que nos sorprenden,  a unos más y  a otros menos,  y, hace  unos días, en un  diario  de Girona  " Diari de Girona "  leí  una de estas noticias  que  me ha sorprendido,   en este caso no porque el  beneficiado de una  indemnización  millonaria  haya sido un inmigrante marroquí, sino por la benevolencia  de la justicia,  pues  muchas veces  la pérdida de  una vida humana  no se paga  tan espléndidamente.

Los  atentados del 11 S  en Estados Unidos  y  el 11 M  en España   llevaron a  muchos países a un estado  de máxima alerta. En España al Gobierno  hasta los dedos se le hacían huéspedes.

En Diciembre de 2002  se detienen en Cataluña  a un  grupo de inmigrantes   musulmanes que son relacionados con el llamado "  Caso Dixan ",  tenían en sus casas polvos para  fabricar  explosivos.  Se hizo mucho cachondeo por la detención de este grupo, pero la justicia  probó que  estos individuos  pertenecían  a una célula de la Falange Forkane, integrada en el grupo  Salafista  para la  Predicación y el Combate.

Y así,  de los pocos que fueron ingresados en prisión   estaba Mohamed Nebbar,  un inmigrante musulmán residente en una localidad de Girona.

Tras pasar tres años en  prisión   la justicia lo absuelve  y su abogado, el  Gironí   Benet   Salellas  reclama al Estado  una indemnización de 450.000 euros, cantidad que la Audiencia  Nacional considera excesiva  y rebaja a  los referidos 200.000 euros.

Si  a quien cumple condena actualmente en un centro penitenciario español  lo apartamos de nuestra mente  como  aquella figura  con traje a rayas  y  bola de hierro encadenada al pie,  si consideramos  que  hoy  las prisiones están equiparadas a hoteles de varias estrellas  y si consideramos  también que  millones de personas en nuestro país  firmarían un contrato de trabajo por  600 euros al mes,  convendrán    conmigo  en que  el Sr.  Mohamed  Nebbar  es merecedor de una indemnización, pero  la cantidad otorgada  sólo se puede considerar como un regalo  caído  del cielo  o de los impuestos de los españoles.

Como siempre, ha  sido  un placer saludaros  y daros las gracias  a los que  dediquéis unos minutos en  leer  este artículo.

JUAN CABRERA.

No hay comentarios: