¡¡¡ VIVA BORNOS !!!

16 jun. 2013

OTRO PALITO MÁS A LA BURRA... O AL TORO, DADO EL CASO.

Esta mañana desanduve los más de mil kilómetros de distancia y regresé, gracias a la edición digital de La Voz de Cádiz, a Bornos para comprobar decepcionado que el ayuntamiento somete a votación popular la celebración con suelta de toro de la festividad del patrón. Acabo de cumplir treinta años y recuerdo perfectamente que hace veinte ya existía este delicado debate entre la clase política bornense, situándolo siempre como un temible termómetro electoral. He llegado a bromear conmigo mismo imaginando que Bill Murray pasó por nuestro pueblo para rodar Atrapado en el tiempo y que, lejos de aceptar al cernícalo como futurólogo, prefirieron el vaticinio de la tradicional marmota yanqui.

Me excita la idea del referéndum (también la de las listas abiertas, mas no vayamos a mezclar…), pero tengo la sensación de que lo que se pretende desde el consistorio con esta consulta es evadir una responsabilidad y posicionarse lo menos posible en una cuestión que genera sorprendente tensión. Ampararse en la opinión de la mayoría es tan democrático en unos casos como pusilánime en otros.

No soy antitaurino; defiendo la tradición cultural y artística (que lo llame arte no gustará a algunos…) española en la mayoría de sus expresiones. Pero destinar una cantidad importante de dinero en la época actual a  algo tan efímero y escasamente provechoso como la suelta de dos morlacos por las calles del pueblo me parece un gesto inmaduro y de escaso compromiso social con el progreso del pueblo. Llegados a este punto, los comerciantes y hosteleros paisanos, tan beneficiados ese día, no me mentarán para bien. Y es por eso que a ellos me dirijo. 

Imaginad que el Ayuntaminto de Bornos emplea esa misma partida presupuestaria en proponer a Pepe Monforte, creador del exitoso proyecto de promoción gastronómica Cosas de Comé, la celebración del I Congreso de Cocina Gaditana en Bornos con la participación y ponencia de importantes cocineros de la provincia como Ángel León, Juan Valdés o Pepe Melero, así como la exposición y cata de los productos y platos bornichos tales como los embutidos y hortalizas de nuestras escasas huertas. ¿Acaso no se trataría de una acción de promoción que, bien desarrollada, generaría turismo, visibilidad y emprendimiento en nuestro pueblo?

Os sugiero otra propuesta. Es muy ventajosa y estratégica la situación geográfica de Bornos y la carretera que por nuestro pueblo atraviesa puede desembocar tanto en el mar como en el monte gaditanos. Dado el tránsito que ello ocasiona, valorar la posibilidad de acondicionar una extensión de terreno para habilitar una zona de estacionamiento para avituallamiento de autocaravanas conllevaría la entrada en nuestro pueblo de una importante comunidad de viajeros y turistas que consumirían en nuestros comercios. No me estoy refiriendo a un camping, que ya tenemos y cuya cesión a Lijar Sur celebro entusiasmado, sino a un espacio sencillamente adaptado que permita un alto en el camino y ocasione el regreso de Bornos al mapa. Se me ocurre que la zona de El Tejar, céntrica y de fácil acceso, sería fantástica para este fin.

Desde mi lejanía, lanzo una modesta petición a los responsables políticos. No sólo pregunten si se desea la suelta del toro o no. Soliciten, para las respuestas negativas, alternativas emprendedoras para el empleo de ese dinero. Seguro que muchas resultan interesantes.

José Bermúdez

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que haya tantos beneficios para los bares, está comprobado, y a las fotos me remito, que solo vienen los cuatro chavales de Arcos a los que le gusta esta fiesta, y se toman cuatro litros, la economía no da para más.

Anónimo dijo...

Yo si soy antitaurino, no entiendo como el maltrato animal se puede excusar bajo la palabra “tradición”. Ahora bien, soy consciente de que es algo que no se puede hacer desaparecer en dos días, por los miles de aficionados que tiene y por el dinero que genera a muchas familias, pues se trata de un negocio. Hay que ir creando restricciones a la fiesta e imponiéndoles normas hasta que poco a poco en un plazo de 10 a 15 años termine por desaparecer.
Y dejando el motivo taurino a un lado, estoy totalmente de acuerdo en que no se trata de si tiene que haber toro en Bornos o no, se trata de dar la mejor utilización posible al dinero que acarrearía dicha fiesta. Cualquiera de los dos motivos expuestos por José Bermúdez en el texto me parecen más provechosos económica y turísticamente hablando que la suelta del morlaco.

Pedro J. Parra